Historia de Inglaterra



Historia de Inglaterra menu



Inicio | English




Los romanos y la historia inglesa

La historia inglesa se caracteriza por los diferentes grupos que trataron de colonizar el territorio inglés. La historia inglesa nos muestra que Gran Bretaña ha sido frecuentemente el blanco de invasiones. Esto se debe principalmente a la riqueza de la tierra y su clima templado. Cuando los celtas llegaron a Inglaterra y a Gran Bretaña en general establecieron tribus que vivieron bajo sus propias reglas durante siglos. Pero esta armonía no estaba destinada a durar por siempre.

En el año 43 DC, los romanos invadieron el Reino Unido en búsqueda de nuevas colonias. Persiguieron a los druidas, los clérigos y legisladores de las tribus, y la mayoría fueron asesinados. Aquellos druidas que estaban dispuestos a aceptar las condiciones que los romanos traían —adorar al emperador— no eran eliminados. Sin embargo, la mayoría de los druidas fueron asesinados porque representaban un poder político que era eventualmente una amenaza para la administración romana. Los romanos también mataron a todo aquel que tratara de resistirse a ellos.

Los celtas, a quienes los romanos denominaron los Britons, no estaban unidos en una nación sino divididos en muchas tribus que no se apoyaban entre sí durante las batallas. Además, no existía un ejército celta que pudiera enfrentarse a los romanos, y por esto, los britons estaban muy poco preparados para confrontarlos. Sus estrategias de batalla y armas no eran muy desarrolladas en comparación con la de los romanos y fueron vencidos.

Sin embargo, esta parte de la historia inglesa no es tan cruel ya que los romanos no eliminaron a las sociedades celtas sino a aquellos que se resistían. Ellos tomaron el poder y gobernaron a los britons pero toleraron la mayor parte de su religión y cultura. Esta tolerancia se debía más que nada a que muchos dioses británicos eran similares a sus propios dioses. Muchos creían que eran dioses romanos en disfraz. Por ejemplo, el dios celta Sulis se relacionaba con la diosa romana Minerva. De hecho, los romanos construyeron un templo a Sulis-Minerva. Los romanos eran los nuevos gobernadores y administradores y, por su puesto, el poder ya no estaba más en manos de los jefes tribales celtas sino en las manos de jefes romanos. Los romanos organizaron la sociedad de tal manera que ya no estuviera dividida.

Los romanos también construyeron una efectiva y extensa red de rutas, de las cuales algunas aún están en funcionamiento, ciudades en cruces importantes, edificios, puentes, sistemas hidráulicos y de cloacas. Los romanos construyeron alrededor de 1.500 Km. de rutas, que en su mayoría eran utilizadas por el ejército. Tras el levantamiento de Boudicca, las legiones romanas necesitaban marchar a las áreas problemáticas rápidamente, y este era el fin de las rutas. Las rutas también sirvieron para proporcionar provisiones de refuerzos y comida. En tiempos de paz, las rutas se usaban para el comercio. Con el tiempo, los romanos construyeron alrededor de 10.000 Km. de calzada. También desarrollaron el comercio en el área. Pronto, Inglaterra, que los romanos llamaban Britannia, cambiaría completamente. Sin embargo, la cultura celta persistió y encontró su fin mucho más adelante, con la llegada de las tribus germánicas.

La llegada de los romanos al territorio inglés significó muchos cambios en la historia inglesa. La producción industrial se desarrolló, así también como la minería hidráulica y el comercio, incluso exportaciones al Mediterráneo. La historia inglesa también nos muestra que el Cristianismo llegó al Reino Unido durante la ocupación romana. Poco se conoce sobre los primeros cristianos. Ya que predicaban que existía sólo un Dios y se negaban a adorar al emperador, los romanos los persiguieron. Por esto, los cristianos tuvieron que adorar a su Dios en secreto. Sin embargo, el Cristianismo fue aceptado gradualmente por los romanos en todo el imperio y en el año 313 DC Constantino anunció que se aceptaban todas las religiones. Religiones paganas y cristianas y la adoración al emperador coexistían todas juntas.

El Reino Unido estuvo bajo el control del imperio romano entre el 43 y el 410 DC. Cuando atacaron a Roma en el siglo V, los romanos de Gran Bretaña abandonaron el lugar para defender Roma y dejaron solos a los celtas. Estos no tenían poderes administrativos para gobernar, y estaban vulnerables a los ataques de nuevos colonos ya que no tenían un ejército organizado o nada para protegerse. Cuando las tribus germánicas llegaron, llegó también el fin de la vida y la cultura celta y de un capítulo de la historia inglesa.




Guardar en del.icio.us

Agregar a Technorati

Diseño Web por Log Technology

El contenido de este sitio web está registrado.